Aquel día tenía que ensayar  para el concierto de flautas dulces que daríamos en un pequeño auditorio del DIF. Me gustaba tocar la flauta, me relajaba, así que tome mi libreta pautada  y mi flauta y me dirigí a el patio de la casa de mis Abuelos, ellos vivían en la casa de enfrente, a mi me gustaba pasar muchas horas del día ahí, era una casa muy hermosa con grandes patios y jardines llenos de flores y de árboles frutales, mi abuela tenia jaulas con pájaros multicolores en los corredores que daban al exterior de los patios,  todo esto hacia de su casa una atmosfera que me atraía para pasar tardes enteras al regresar de la escuela y terminar mis tareas, algunas veces tomaba los patios como circuitos para andar en mi bici, otras como esta tarde cálida y despejada para sentarme en la escalinata que subía a la casa de mis abuelos y contemplar y ver el tiempo pasar entre mis sueños e imágenes de niña, siempre que estaba en casa de los abuelos solía buscarlos para platicar y que me contaran cosas de su niñez , así fui conociendo como eran sus vidas, ellos vivieron en la época de la revolución Mexicana su niñez, en fin ese día me senté en la escalinata a ensayar con mi flauta dulce, abrí mi libro pautado y me dispuse a tocar la pieza “Vals Aniversario”,  así fue que justo al dar las ultimas notas escuche los aplausos de alguien, al volver la vista para descubrir a mi publico vi que era mi abuela , que no solo me aplaudía con una sonrisa en la cara , además sus ojos estaban llenos de lagrimas, no necesite preguntar, ella al ver mi cara dijo Isabel (como ella solo ella me llamaba, nadie más) ese vals me trae gratos recuerdos, mi vida , mis padres, hizo una pausa y me dijo sigue tocando, me quede pensativa por unos segundos acto seguido toque el vals solo que ahora ese vals ya tenía para mí el sello de mi querida abuela.

A la memoria de mi hermosa Abuela… María de la Luz Susana

 

Carta ganadora del tercer lugar en el concurso: “La historia con mi abuela”

Carta de: Elizabeth Navsa

Anuncios