Por Guadalupe Loaeza

Yo te grabo. Tú me grabas. Nosotros nos grabamos. Vosotros os grabáis. Ustedes se graban. Ellos y ellas se graban.

He allí un verbo que hemos conjugado con fervor los mexicanos estas últimas semanas previo a las elecciones. No hay día en que no nos amanezcamos con una nueva grabación. Grabaciones que delatan: “moches”, tráfico de influencias, conflicto de interés, sobornos, presuntos desvíos, “manoseos” políticos, balconeos, insultos, expresiones racistas, traiciones, espionajes, pero también sentimientos filiales. De todas, todas, todas las grabaciones de candidatos de los tres partidos que he escuchado con absoluto interés (y morbo), hay una que me conmovió hasta la médula de los huesos. Se trata de una conversación sostenida entre Carlos Mendoza Davis, candidato del PAN a la gubernatura de Baja California Sur, y su “pariente” respecto a transferencias bancarias y depósitos de dinero a cuentas bien específicas. El “pariente” es Abelino Montoya Saracho, quien fuera detenido en posesión de siete toneladas de marihuana en San Diego, California, concuño del candidato panista que está arriba en las preferencias de su estado. Su diálogo es tan enternecedor que bien podría encajar en una típica telenovela sensiblera como ésas que pasan en el Canal de las Estrellas. O bien un diálogo entre los entrañables Polivoces en la persona de Gordolfo Gelatino y su madre. Los invito a escuchar esta conversación con el corazón bien abierto.

Mendoza: “¿Cómo está, pariente? Gusto en saludarte”.

Pariente: “Igualmente, pariente”.

M: “¿Cómo van las cosas? ¿Bien?”.

P: “Todo bien. ¿Y por allá?”.

M: “Bueno, pus aquí estamos saliendo pa’ Los Cabos”.

P: “¿Vas a los cabeños?”.

M: “A los cabeños, sí, oye, pariente, dos cosas. Una para que le pases al fondo, ¿no?”.

P: “¿Cuánto le mandamos?”.

M: “No sé, déjate unos 300, y el resto ponlo en el fondo”.

P: “Ok”.

M: “Otro caso, ¿te acuerdas la cuenta de mi mamá, donde le estamos depositando el Jeche y yo?”.

P: “Ajá”.

M: “Ésa, creo que ya llevamos como 60 o 70 mil pesos para que ya le empiecen a meter el dinerito, algún fondito, ¿no?”.

P: “¿Otro fondito? Igual que el tuyo, ¿no?”.

M: “Igual, ella no la va a mover, güey, entonces el chiste es ella no necesita, ni tener el saldo de la cuenta total, del fondo que tenga cada mes, mándaselo a una inversioncita que tenga por ahí”.

No puede conmoverme más este hijo panista quien, a pesar de estar, en estos días, tan ocupado, presionado e incluso sumamente estresado por los embates de sus contrincantes, todavía se dé tiempo de pensar en la seguridad económica de su madre. Todavía no es gobernador y ya le está haciendo a la autora de sus días su “fondito”, con su “dinerito”, para su “inversioncita”.

Me pregunto si todos los panistas son tan buenos hijos. Me pregunto si todos piensan en la seguridad económica de su “jefecita”. Y por último, me pregunto de dónde sacará el dinero para la “inversioncita”, de su “madrecita”.

Por último, no puedo dejar de transcribir el audio filtrado entre este hijo ejemplar y Francisco Domínguez Servién, ambos panistas “incorruptibles” y candidatos a la gubernatura de Baja California Sur y Querétaro, respectivamente.

Mendoza: “Dónde andas, güey”.

Domínguez: “Aquí estoy en el Pleno”.

M: “¿Fuiste a ver a este güey, al Cours?”.

D: “Sí ya. De lo que le pedí le bajó, se compromete con seis mensuales”.

M: “¿De aquí a cuándo?”.

D: “Al día de las elecciones. Seis en cinco meses, seis por mes”.

M: “¿Tres kilos?”.

D: “¡Nooo, seis kilos por mes!”.

M: “¡¿Seis kilos por mes?! Órale, cabrón. ¿Y a qué te compromete después?”.

D: “Pues…pues a pagar chingón, ¿no? Ahí te digo cuánto, algo más o menos, pero él mismo te va a decir qué, cuándo y dónde”.

M: “Pues oye, ¡está a toda madre!”.

D: “Sí, güey, con madre”.

Lo más llamativo de todo es que los dos dicen estar sumidos en “una guerra sucia desesperada”. Los dos aseguran ser víctimas de “espionaje telefónico”. Y los dos juran y perjuran que tienen las manos limpias.

¿Qué hubiera dicho don Manuel Gómez Morin, fundador del PAN, de este tipo de grabaciones? ¿Qué hubiera pensado de los candidatos de su partido? ¿Qué opinarán ambos expresidentes panistas? ¿Se sentirán al menos un poquito avergonzados? O les dará igual con tal de que su partido gane.

Pobre PAN, tan decente pero tan corrupto.

gloaezatovar@yahoo.com

Leer más: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=63580&lcmd5=0e356467c648094e40a463135d985b03#ixzz3bRWl2a2A

Anuncios