Por Guadalupe Loaeza

Entre más empoderada se siente, Angélica Rivera hace más desplantes frente a las cámaras, incluso durante viajes oficiales. Entre más empoderada se encuentra, nuestra primera dama se siente con más libertad de viajar a Madrid, sola con sus hijas, para ver el show del Potrillo y corear con el cantante Cielito Lindo (revista ¡Hola!, número 395), o bien de pasar unos días en Verona, Italia, donde recientemente se le vio en la pizzería Imperio Trattoria en la Plaza Bra, acompañada por su hermano y unos amigos (Reforma, 25 de julio, 2015). Entre más empoderada se asuma la ex artista de telenovelas del Canal de las Estrellas y la actual presidenta del Consejo Consultivo del DIF, más polémica se crea acerca del matrimonio de Peña Nieto tanto en los medios nacionales como internacionales. “¿Quién cree que paga estos viajes de La Gaviota?”, pregunta la encuesta de El Debate, el periódico más conocido de Sinaloa. He aquí los resultados: “Ella misma 8.3%; su esposo Peña Nieto 7.1%; sus amigos 1.2%; los impuestos de usted 78.4; me da igual 5.0%”. Por su parte el texto del diario El País (24 de julio, 2015), firmado por Sonia Corona, titulado: “¿Hubo tensión entre la pareja presidencial de México?”, se ha reproducido en muchísimas páginas de internet. “Dicen que el que se casa por todo pasa… y la pareja presidencial de México ha pasado, en las últimas semanas, por el escrutinio público sobre su relación personal”. El portal estadounidense Latingossip, es más específico: “Angélica Rivera Gives Enrique Peña Nieto a Cold Freezing Look”, refiriéndose al video que se tomó durante la visita de los reyes de España al museo en Zacatecas. Allí vemos cómo La Gaviota le lanza una mirada gélida. Peña Nieto parece no haberse percatado de su presencia al pasar al interior del museo junto con los reyes. Cuando se volteó y le extendió su brazo, Angélica Rivera le echó ojos de pistola ignorándolo por completo. Algo semejante ocurrió durante el viaje oficial a Francia. Vemos a los dos primeros mandatarios, Hollande y Peña Nieto, saludándose con efusividad, mientras que Angélica Rivera se queda unos pasos atrás. Al intentar tomar el brazo de su marido, éste lo retira de una manera muy evidente, mientras que su esposa se encamina a su lado con absoluta indiferencia. En ese viaje la distancia entre ellos era más que evidente, lo cual contrastaba una barbaridad, con la efusividad de François Hollande hacia la primera dama mexicana. Esta actitud por parte del presidente de Francia fue comentada repetidas veces en la prensa francesa en algunos portales como planet.fr. y linternaute.com. En los cuatro días que duró el viaje oficial en Francia, Angélica Rivera se veía particularmente guapa, libre, pero sobre todo, empoderada. Dicho todo lo anterior, no fue casual entonces que La Gaviota ya no regresara a México junto con el Presidente, sino que se quedó con sus hijas y su madre en Europa como parte de los festejos de su próximo cumpleaños número 46, el 2 de agosto.

Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.07.53 Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.07 Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.14 Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.21

Tengo la suerte de conocer personalmente a muchas primeras damas de diferentes estados de la República Mexicana. En algunos casos he sido invitada a sus Informes como presidentas del DIF. Al escuchar el balance de todo lo que hacen en tan sólo un año, no puedo más que solidarizarme y admirar el trabajo de muchas de ellas, de quienes hablaré muy pronto. Respecto al trabajo social de las primeras damas, hagamos un poco de historia. Cuenta Sara Sefchovich que cuando López Mateos le anunció a su esposa su postulación para Presidente del país, doña Eva, le dijo: “si tú quieres que te acompañe en esta terrible aventura jugando el papel de una muñeca de porcelana, no cuentes conmigo. Si quieres que yo también alcance metas palpables para el beneficio de la nación, contarás conmigo hasta la muerte. No se puede hablar de justicia social mientras visito escuelas públicas en que los niños llegan descalzos, sin desayunar y no tienen libros para estudiar”. Qué decir del trabajo social que desempeñó doña Amalia, viuda de Cárdenas, de doña María Esther y hasta de la emperatriz Carlota, quien le escribiera a la esposa del entonces gobernador de Jalisco: “derramar en mi nombre espíritu de caridad al cuidado de la instrucción femenina, los conventos de monjas y las cárceles de mujeres”.

Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.34 Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.29 Captura de pantalla 2015-07-28 a la(s) 12.08.51

Lástima que en estos momentos Angélica Rivera se encuentra, seguramente, todavía de vacaciones en Europa. Ojalá que de regreso a su país en su avión particular leyera además del ¡Hola! la revista Forbes para que se enterará que: “De 2010 a 2012, el número de personas en situación de pobreza en México aumentó de 52.8 millones a 53.3 millones, 500,000 más en sólo dos años, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)”.

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios