Por Guadalupe Loaeza

1. ¿Cómo es posible que Peña Nieto fijó el domingo pasado su posición ante el Informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre Ayotzinapa en un tuit de 140 caracteres? Ese hecho evidenció, una vez más, su trivialización del caso más grave de violaciones de derechos humanos que tiene en crisis a su gobierno. No nada más fue uno, sino tres tuits seguidos. Leamos el primero: “He dado indicaciones para que las investigaciones de los trágicos sucesos de Iguala tomen en cuenta los elementos aportados por el GIEI”. Las reacciones no se hicieron esperar, sobre todo las de sus detractores: “@EPN @gobmx puro teatro como cuando pusiste a tu empleado a que te investigara ajá mejor renuncia corrupto”. “@EPN @gobmx es hora que sigas los pasos del expresidente de Guatemala, debes ir a prisión x corrupto #RenunciaEPN”, etcétera, etcétera. Estos dos tuits que pusimos como ejemplo son los más leves entre muchos muy ofensivos. ¿Por qué EPN recurre al tuit con un tema tan grave, a sabiendas que provoca respuestas tan virulentas? No hay duda que esas reacciones de rechazo revelan la exasperación y frustración social sobre la desaparición forzada de los 43 normalistas. El informe del GIEI derrumba la verdad oficial sobre Ayotzinapa. Este concluyó que los 43 estudiantes no eran parte del crimen organizado, que no intentaron boicotear un evento de la esposa del alcalde José Luis Abarca y que no fueron incinerados en un basurero de Cocula, Guerrero.

tuit22

2. El segundo tuit de este domingo fue: “También le he dado indicaciones a las dependencias del @Gobmx para que analicen cada una de las recomendaciones que han presentado hoy”, es decir el 6 de septiembre. Sin embargo, ayer lunes, muy tempranito, el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR reiteró que la “verdad histórica” se sostiene sobre el caso de Ayotzinapa. Tomás Zerón de Lucio declaró: “No se abre una nueva investigación, seguimos sobre la misma”. ¿Estará el funcionario contradiciendo las instrucciones de Peña o simplemente el Presidente mintió en su segundo tuit y no tuvo ninguna intención de analizar seriamente la investigación del GIEI? Curiosamente, la procuradora Arely Gómez anunció, horas después, que se iniciará otro peritaje del caso: “Se solicitará la realización de un nuevo peritaje a cargo de un cuerpo colegiado de peritos forenses del más alto prestigio”. ¿Acaso todas estas contradicciones no hablan de la tremenda crisis interna y de pugnas que seguramente existen en el gabinete de Peña? Ya no saben qué hacer.

tuit5

3. El tercer tuit de EPN, escrito antes de la declaración de la procuradora, dice: “El @gobmex agradece nuevamente el trabajo del GIEI y el apoyo de la CIDH, para la investigación de estos hechos tan lamentables”. He allí un gesto típicamente priista, simulador e hipócrita: Gracias por su apoyo. Lo tomaremos en cuenta. Para nosotros es muy importante su aportación. Mis colaboradores ya han sido instruidos al respecto… Tengo la impresión de que el gobierno de México está cada vez más esquizofrénico. Lo peor de todo es que están enloqueciendo a la opinión pública y enfureciéndola cada vez más. Y las contradicciones continúan. Ahora resulta que Peña Nieto finalmente accedió a reunirse con los padres de los 43 jóvenes y con el grupo de GIEI: “Me une a ellos el deseo de conocer la verdad de lo que ahí (Iguala), lamentablemente, haya ocurrido. Soy el primero en asumir el pleno interés, no sólo como presidente de la República, sino porque la sociedad mexicana demanda, y tiene razón, en saber, con verdad, qué fue lo que ahí ocurrió”. ¿¿¿Después de doce meses???

21-150x150 22-150x150 24-150x150

A días de que se cumpla un año de la desaparición de los muchachos, el 26 de septiembre, ¿con qué cara va a ver a los padres de estos 43 estudiantes? ¿Qué les va a decir? No olvidemos que ya se reunió en una ocasión con ellos el 29 de octubre del 2014, ¿y qué pasó después de este encuentro? Nada. El estado de ánimo de los padres se refleja en la siguiente declaración de su vocero, Felipe de la Cruz: “(Venimos a) Exigirle a Peña Nieto que venga a vernos a la cara, antes de este mes, le exigimos que nos reciba, porque es su obligación como servidor público escuchar la demanda del pueblo”. Los familiares piden cita con EPN para el jueves 10 de septiembre.

La ira justificada de estos padres destrozados que no han dejado de exigir que se aclare el paradero de sus hijos y que se haga justicia contra los responsables de esos crímenes es la misma que le manifestaron a Peña en las redes sociales. Y no solo se trata de Ayotzinapa. Esta indignación es el resultado del cúmulo de mentiras, de corrupción y de impunidad judicial desmedida del gobierno de EPN: la casa blanca, la fuga de El Chapo, y las otras masacres: Tlatlaya, Apatzingán, Villa Purificación y Tanhuato.

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios