Por Guadalupe Loaeza

Mario Vargas Llosa está loco por la Reina de Corazones, Isabel Preysler. Hace meses se rumora la noticia en toda la prensa, especialmente en las revistas del corazón, lo cual ha generado todo tipo de especulaciones: “La mujer mejor vestida del mundo está de novia con el mejor escritor del planeta tierra”. “Dicen que se enamoraron en el crucero al que los invitó Carlos Slim”. “Yo ya no leía el ¡Hola! pero últimamente con el affaire Isabel y Mario, no me pierdo un solo número”. “El que soltó el chisme a la prensa fue nada menos que Julio Iglesias, el primer marido de la Preysler”. “Te apuesto lo que quieras que Julio nunca ha leído a Vargas Llosa”. “¿Te imaginas la herencia que le va a dejar a Isabel?” “Dicen que Patricia la ex de Mario, que también es su prima hermana, es insoportable, súper snob. Ella era la que le manejaba toda su agenda, sus finanzas, sus propiedades y que de plano lo hartó”. “Algo ha de tener la Preysler para haber enamorado a un cantante, a un marqués, a un ex ministro y ahora al Premio Nobel de Literatura”. “Te das cuenta cómo les habrá movido el tapete a todos los viejos de 80 años?”.

Captura de pantalla 2015-11-03 a la(s) 14.03.26

Cuando salió a la luz pública la noticia, fueron tantas las presiones que padeció la familia que Patricia Llosa de Vargas se vio obligada a mandar un comunicado a la prensa: “Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido en una revista del corazón. Hace apenas una semana estuvimos con toda la familia en Nueva York celebrando nuestros 50 años de casados y la entrega del doctorado de la Universidad de Princeton. Les rogamos respetar nuestra privacidad”.

Por lo que se refiere al autor de Los cachorros, quien por cierto acaba de terminar su nueva novela Cinco Esquinas que trata de una historia erótica ya que para el escritor el erotismo es una manera de escapar de la realidad, de no vivirla y de rechazarla, le dijo a Juan Cruz del diario El País (24 de octubre 2015): “Sabía que con esta nueva relación habría cierta repercusión de tipo periodístico, pero nunca en la vida imaginé que tendría esa repercusión continental, que hubiera semejante especulación periodística en torno. Tanto para Isabel [Preysler] como para mí ha sido muy, muy pesada en estos últimos meses. Bueno, es una realidad de nuestro tiempo, me ha permitido conocer un poco mejor un oficio que es el mío también. (…) El periodismo más serio se contamina también por esa necesidad contemporánea de que el periodismo sea entretenido”. Los paparazzi lo han seguido hasta la peluquería, durante sus caminatas matutinas de las 6:00 a.m. y a todas sus actividades diarias. “¡Quién iba a decir que iba a estar viviendo una gran pasión y organizando mi vida como si fuera a vivir eternamente!”. A pesar de todas estas molestias y presiones, el escritor confiesa llanamente: “Pues estoy viajando, creo que el viaje ya lo he emprendido, lo estoy haciendo, mi vida privada ha sufrido una especie de transformación muy profunda, soy inmensamente feliz porque es una experiencia que me ha enriquecido extraordinariamente y lo único que lamento es que la felicidad se consiga muchas veces causando infelicidad a tu alrededor. Desde luego que eso lo lamento muchísimo, pero me siento muy ilusionado, realmente muy rejuvenecido, y tengo mucha esperanza de que en el futuro esto tenga un efecto no solo en mi vida privada, sino también, y fundamentalmente, en mi trabajo de escritor”.

Captura de pantalla 2015-11-03 a la(s) 14.04.45

Es evidente que hacía mucho tiempo que Mario Vargas Llosa no se había sentido tan revitalizado y tan afortunado por darse la oportunidad, a sus 80 años, de vivir hasta sus últimas consecuencias una gran pasión. Una pasión con una mujer archi-reconocida en todo el mundo por su belleza, su femineidad y también con sus ganas de vivir intensamente este amor. Renovarse o morir. Los cinco hijos de Isabel Preysler están encantados con la relación. Ven feliz a su mamá y para ellos, eso es lo importante. Y de los hijos de Vargas Llosa el único que lo ha apoyado públicamente ha sido Álvaro, el primogénito. Es obvio que el resto de la familia está muy enojada. Pero tal vez no conocían a cabalidad el corazón del gran escritor quien en el fondo se identifica mucho con su heroína preferida, Emma Bovary, de quien confesara: “…ella (Emma) y yo compartimos estrechamente: nuestro incurable materialismo, nuestra predilección de los placeres del cuerpo sobre los del alma, nuestro respeto por los sentidos y por el instinto, nuestra preferencia por esta vida terrenal a cualquier otra”.

¡Que vivan los novios! ¡Que viva el amor! Y ¡que vivan los maravillosos libros de Mario Vargas Llosa!

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios