Querido Señor Secretario:

Desde que te conozco, (hace 61 años) no has cambiado un ápice. Eres tan fiel a ti mismo y a tu vocación que no me sorprende que te hayas convertido en el primer Secretario de Cultura de nuestro país. Cuando eras niño me maravillaba tu sed de conocimiento, todo lo querías entender, asimilar y compartir: la música, las letras, los devenires de la historia universal, la pintura, el cine, pero sobre todo, los personajes que han trazado la historia de México. Ahora tú te sumas a esta lista. Quién te iba a decir que esos sueños de niño (que me constan), ahora son tu realidad: llevar la cultura al mayor rango que el Estado puede reconocer.

212

Como mexicana me felicito por tener un Secretario que sí sabe, que sí entiende y lo más importante que ama y defiende el patrimonio cultural de México.  En cualquier evento que tú presides, inaugures o promueves, comunicas desde tu propia cultura; es decir, sin necesidad de leer un discurso, abordas el tema como un profesional.  No eres un improvisado, Rafael, como desafortunadamente lo son muchos políticos. Muchos de ellos cuando llegan a un puesto, comienzan a averiguar de qué se trata. Tú no tuviste que informarte de nada ni con nadie. Eres el Señor Cultura. ¿Exagero? No creo. La iniciativa que presentó el Ejecutivo al Congreso, se aprobó por unanimidad. La comunidad cultural lo celebró porque nunca más la cultura bajará de rango. ¿Exagero? No creo. Jamás la cultura volverá a ser un accesorio o algo prescindible. Ahora es una política de Estado que cumplirá con “brindar un efectivo respaldo público a los creadores, difundir el arte y la cultura, resguardar el patrimonio histórico nacional, salvaguardar la pluralidad cultural del país, así como acercar las actividades artísticas a niños y jóvenes”, como dijo Peña Nieto, el día en el que tomaste protesta.

Me conmueve y me enorgullece saber que Rafael Tovar y de Teresa,  garantizará el derecho humano a la cultura consagrado  en nuestra Constitución. Lo anterior ya lo hacías como Presidente de Conaculta. ¿Exagero? No creo. Permíteme enumerar algunos proyectos que me llamaron mucho la atención por el impacto que causaron tanto en Estados Unidos, Europa y Lationamerica. Empecemos por mencionar el Salón del Libro y la Prensa en Ginebra; la Book Expo America en Nueva York, la feria del libro en San José en Costa Rica, en las que México fue invitado de honor.  No puedo dejar de mencionar la maravillosa exhibición de Frida Kahlo y Diego Rivera, en el museo de L’Orangerie en París.  Fue exitosísima a tal grado que las filas de gente, rodeaban las calles aledañas al museo. Créeme Rafael, que en esos días leía con fervor todo lo que decía la prensa francesa, según la cual ésta era una de las muestras de arte más relevantes. Lo mismo podríamos decir de “El Año Dual México-Reino Unido 2015” en el que destacó la presencia de nuestro país en la Feria de Libro de Londres, la Exposición  “Los Mayas, Revelación de un Tiempo sin Fin”, la cual después se fue a Sau Paulo,  luego a París y por último a Liverpool. En reciprocidad, Gran Bretaña fue el país invitado de honor en la pasada FIL de Guadalajara y el Palacio de Bellas Artes recibió la orquesta Filarmónica de Londres. Ahora hablemos de las exposiciones internacionales en México que tu promoviste con tanto acierto  y que tuve el privilegio de verlas y admirarlas: “Louise Bourgois-Petite maman”; “En esto ver aquello, Octavio Paz”, “Leonardo da Vinci y Miguel Angel”, que atrajo a cientos de miles de mexicanos de todas las edades y de todo el paìs. “La muestra Imposible”, con reproducciones  digitales de alta calidad y tamaño natural de la obra de Miguel Angel, Rafael, Leonardo y Caravaggio. La exposición “Yo el Rey, la Monarquía hispánica en el Arte”; “Paisaje Británico”, en las colecciones de  la Tate Gallery Británica; “La Vanguardia Rusa”; “Los modernos”, obras del Museo de Lyon, Francia , confrontadas con las  obras mexicanas de la época; “Río Congo”, colecciones del Museo Quai Branly que es la más grande exposición de Africa que se haya presentado en México; “Lee Miller, fotografías surrealistas”. De las exposiciones mexicanas aún se puede ver en el Museo de Arte Moderno, “Duelo”, integrada por obras de cerámica de Francisco Toledo, etc. Etc.

Por último permíteme decirte que lo que más me gusta de tu visión de la cultura: es el compromiso social que les has dado a la tarea cultural situándola como una herramienta de unión entre las comunidades más vulneradas del país. Gracias al programa “México, Cultura para la Armonía”,  miles de niños de toda la República de las zonas más pobres y violentas del país, han tomado el arte como una alternativa de vida: niños músicos, niños fotógrafos, niños actores, niños cineastas, niños pintores ahora se unen colectivamente para soñar y crear un país diferente. ¿Te das cuenta, Rafael, que la cultura puede cambiar vidas de los sectores más pobres de nuestra sociedad? ¿Exagero? No creo.

¡Enhorabuena, Señor Secretario!

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios