Por Guadalupe Loaeza

1

Estoy tan deprimida que no puedo escribir. Por más que me esfuerzo por hacerlo, hay algo que me lo impide, que me paraliza y que me provoca un vacío indescriptible. Lo que sucede, queridos lectores, es que no quiero deprimirlos, ya bastante tienen con las malas noticias de las que nos enteramos, gracias a nuestro periódico, día a día. No obstante, no puedo dejar de escribirles, sé que tengo una cita con ustedes y eso me basta para no dejarlos plantados. No me lo perdonaría, además de que sería una descortesía, me sentiría poco solidaria al no compartir con ustedes los sentimientos que seguramente también los embargan en estos momentos. He procurado hacerlo durante tantos y tantos años que no me perdonaría abandonarlos, especialmente, en estos días de tantas decepciones en los cuales necesitamos unirnos para seguir luchando y no perder las esperanzas. Así es que aquí estoy frente a mi computadora dispuesta a participarles mi profundo desconcierto respecto a nuestro pésimo desempeño inicial en los Juegos Olímpicos de Río.2

En tan solo cuatro días que llevan desarrollándose los juegos, muchos de nuestros compatriotas deportistas han sido eliminados. ¿Por qué? No lo sé. Probablemente existen muchas razones: mala organización, malos entrenadores, falta de recursos, de interés, mala suerte, poca preparación, o simplemente falta de confianza en sí mismos. El caso es que no hay día que pase en que no nos enteremos que los competidores mexicanos no llegan a su meta.

Citemos a los eliminados hasta este momento. El más reciente es el boxeador Juan Pablo Romero, quien perdió, en la primera ronda, frente al italiano Vincenzo Mangiacapre. También dejaron ir la medalla los clavadistas mexicanos Iván García y Germán Sánchez, quedando en el quinto lugar por debajo de China, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. De toda la delegación mexicana, ellos eran los competidores más prometedores.

También Lindolfo Delgado perdió ante el italiano (¡otro!), el boxeador profesional, Carmine Tommasone. El que seguramente no se ha recuperado todavía de su fracaso es Joselito Velázquez, quien quedó eliminado ayer, en la segunda ronda de boxeo. De plano, ¡cayó! ante el uzbeco Hasanboy Dusmatov. Para Velázquez, de 22 años, fue un verdadero triunfo llegar a Río. En febrero tuvo una muy grave luxación de hombro, casi le dice su entrenador que tenía que retirarse del deporte. Pero él perseveró, practicó y trabajó hasta que se recuperó. “Sólo faltó que el uzbeco me diera un beso, el oficial le dijo tres veces que era la última en que le advertía que no abrazara pero jamás hizo nada y no pude boxear. Me voy triste pero tranquilo”, dijo Velázquez (Reforma 8/8/2016).

Tampoco nuestras mujeres deportistas han logrado, hasta ahora, ninguna medalla. Todo lo contrario. Es el caso de Aída Román, Gabriela Bayardo y Alejandra Valencia, nuestras arqueras tuvieron una muy mala actuación. “Las mexicanas se despidieron de la posible medalla y además, Aída Román mostró egocentrismo y arrogancia al decir que ‘no le debe nada a nadie’, tras esta derrota” (Récord 7/8/2016). A mi manera de ver, Aída debió verse más modesta y claro, más autocrítica. Con todo respeto habría que decirle, que “tras esta derrota”, se debe a sí misma mejor preparación y más profesionalismo. ¿Cómo le habrá caído su declaración a su entrenador?

También me entero con tristeza que al esgrimista mexicano Daniel Gómez le fue muy mal, quedando “destruido” por el italiano (¡otro!) Giorgio Avola.

Alejandra Zavala en tiro con pistola de aire también fue eliminada. Así como Carolina Rodríguez en ciclismo de ruta y Alexa Moreno en gimnasia artística. “Moreno terminó en la posición número 31 general del all around, terminando con su sueño olímpico de Río 2016″ (Récord 7/8/2016).

Por último, citaré a nuestros voleibolistas. Los invito a leer lo siguiente: “El regreso de un equipo mexicano de voleibol de sala, rama varonil, a unos Juegos Olímpicos, luego de 48 años de ausencia, resultó desafortunado al caer en cuatro sets frente al anfitrión Brasil, uno de los favoritos para llegar a la final y ganar la medalla de oro”, (Aristegui Noticias 7/8/2016).18

Quiero pensar que entre los 124 deportistas mexicanos que fueron a las Olimpiadas de Río, para participar en 25 deportes, todavía habrá alguno o alguna que nos dé una buena sorpresa. Por otro lado, no dejo de temer que nuestro país salga totalmente e-li-mi-na-do en estos Juegos Olímpicos de Río.

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios