Por Guadalupe Loaeza

9Lima me tomó por sorpresa. Nunca había estado en la ciudad de la que tanto había leído en los libros de Vargas Llosa, de Bryce Echenique y de Jaime Bayly. Cuando el avión de Interjet aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Perú Jorge Chávez, imaginé que me estaban esperando: la tía Julia, el pequeño Julius y el mismo Jaime, de carne y hueso. También imaginé al poeta César Vallejo con una cartulina en donde se leía: “Bienvenida la tercera edición del festival VIVA México”. Qué ilusa, toda esa gente que se encontraba a la salida de la aduana venía a buscar a sus familiares y amigos. Que cálidos son los peruanos, no había persona que no sostuviera entre sus manos recibimientos para Carlitos, Juanito o Marlene.

El que también fue invitado por la Organización “VIVA en el mundo” la cual: “busca poner en valor y dar a conocer lo mejor de Perú en México y de México en Perú” liderada por la bellísima miss de Perú 1992, Ingrid Yrivarren, fue Pável Granados, quien no dejaba de contestar su teléfono por todas las felicitaciones que recibía por su “Manual para escuchar a Juan Gabriel” publicado en el suplemento Confabulario. De hecho lo primero que nos dijo el maletero fue: “Aquí todo el mundo está triste por su muerte”. Curiosamente el taxista nos comentó que un candidato a la Presidencia de Perú, César Acuña, era como Peña Nieto porque había plagiado un libro completo.

A pesar de las seis horas de vuelo que hicimos desde México, Pável y yo nos animamos para ir a cenar al restaurante Huaca Pucllana que se encuentra exactamente junto a la pirámide del mismo nombre. El paisaje bajo un cielo invernal era espectacular. Lo que más me maravilló fue cuando me dijeron que esta construcción hecha en adobe data del siglo V de nuestra era.

No obstante era domingo por la noche, el restaurante estaba lleno. Cuando llegamos ya estaban instalados nuestros compañeros de viaje, invitados por la misma organización. Como presidiendo la mesa estaba la chef número uno de México, Susana Palazuelos, invitada de honor a la Feria de Gastronomía dedicada a México. Nos contó con un entusiasmo inusitado las centenas de platos de pozole guerrerense, los miles de tostadas y tacos que había preparado esa tarde para mostrarle a miles de peruanos la calidad y el sabor de los platillos mexicanos. Enrique Castillo Pesado y Juan José Origel no dejaban de comentar sus respectivas entrevistas que le habían hecho a Juan Gabriel. Juan Luis Berruga nos contaba de las inversiones del grupo Liverpool en Sudamérica. La internacionalista Rina Mussali, conductora del canal del Congreso, comentaba la visita de Trump entre horrorizada e indignada. Mientras tanto, Pável continuaba recibiendo llamadas de France Culture, de CNN, de la revista Proceso y hasta de la disquera para el disco póstumo de Juan Gabriel. Por mi parte y en medio de ese maravilloso contexto, extrañaba a mi novio…

vivamexico
Al otro día, lunes, fuimos a comer a la embajada de México en Perú. El embajador de México en Perú, encantador y muy hospitalario, Ernesto Campos, estaba feliz porque el concierto del Tri había reunido, la víspera, más de 30 mil personas. En nuestra mesa estaba el actor Sergio Goyri. Nunca imaginé que era tan buen conversador y tan sencillo. El arquitecto, uno de mis preferidos, Javier Sordo Madaleno, conversaba con la directora del Museo de Arte Contemporáneo de Lima y con Julio Garro Gálvez, el embajador de Perú en México. Durante toda la comida escuchamos la música de Juan Gabriel.

Al despedirnos de nuestro anfitrión, el embajador Ernesto Campos, me fijé que al fondo de la sala se encontraba una fotografía de Juan Gabriel cerca de un ramo de flores y de un gran libro. “Muchos peruanos han venido a presentar su pésame por la muerte de Juan Gabriel. Todas nuestras embajadas han colocado uno similar”.

Hoy, martes, habrá un concierto, en la cena de gala, con Tania Libertad y Armando Manzanero. También cantará un popurrí de Juan Gabriel el grupo “Los Chinacos”.13
Lamento muchísimo no tener tiempo para visitar Machu Picchu. Tampoco iré a Cuzco. Pero por suerte sí iré a caminar por las calles del Centro Histórico y descubrir el Barroco peruano. Igualmente iré a una librería a comprar el libro Contarlo todo que recomienda Vargas Llosa de un extraordinario escritor peruano que se llama Jeremías Gamboa.

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios