Por Guadalupe Loaeza1

 

El que platicaba mucho de Fito Best (1891-1964) era mi tío Ángel, hermano de mi mamá. Entonces yo era muy niña, sin embargo, recuerdo que mi tío se refería a él con mucha admiración, decía que era el artista mexicano más caballeroso y educado que conocía. Muchos años después me enteré que Fito Best había muerto y que por alguna razón mi tío había adquirido toda la colección de retratos y las carpetas de todos los alumnos de las escuelas al aire libre con el Método de Best Maugard.

Este mismo Método se utilizó en las escuelas primarias cuando Vasconcelos era secretario de Educación. Hay que decir que entre los discípulos que aplicaban el Método de Fito Best, se encontraban Rufino Tamayo, Abraham Ángel, Julio Castellanos, Agustín Lazo, Frida Kahlo (Fito influyó muchísimo en su estilo de vestir) y Rodríguez Lozano, entre otros.

fullsizerender-4

Cada vez que iba a casa de mi tío Ángel a Tlacopac, veía en su maravillosa biblioteca las pinturas de muchos personajes cuya característica principal consistía en unos ojos enooooooormes que miraban fijamente al que miraba la pintura. Allí estaban los ojos del Dr. Atl, de Kitty de Hoyos, de Zapata, de Rita Macedo, de Hidalgo, de Ana Frank, de Dolores del Río, etcétera, etcétera. También veía, gracias a mis primas quienes convivieron con esta obra durante años (de hecho, consideraban a Fito Best parte de su familia), las carpetas con muchísimos dibujos con los siete elementos de su Método, “cuya teoría fundamental era que con base en siete líneas primarias se podía construir cualquier forma de la naturaleza. Estas líneas o ‘elementos’ primarios tenían como parámetros la recta, pasaban por el círculo y concluían en la espiral”. (Teresa del Conde y Enrique Franco Calvo). En 1970 por medio de mi tío Ángel, se reunió toda la colección de retratos para exhibirla en Bellas Artes. Tal vez en esa época no se apreciaba ni tampoco se valoraba mucho al pintor. Quizá sus pinturas eran consideradas entre ingenuas o con demasiados elementos mexicanos. Él mismo decía: “Una mariposa puede ser más grande que una casa, si así nos conviene para la belleza y el equilibrio de la composición”.

Fito Best, amigo de Matisse, Cezanne y Gauguin, también trabajó para el teatro y el cine. En 1919, fue contratado para diseñar el vestuario y la escenografía para el ballet Fantasía mexicana, con la bailarina Anna Pávlova, quien bailara en puntas nuestro jarabe tapatío, vestida de china poblana. El mismo año, expuso con un éxito enorme en la galería Knoedler’s de la Quinta Avenida en Nueva York. En 1931, el gobierno mexicano lo contrató para supervisar la filmación ¡Que viva México!, del director soviético Serguéi Eisenstein. La película mexicana La mancha de sangre, filmada en 1937 y que trata de una prostituta que trabaja en un cabaret de mala muerte, fue dirigida por Fito Best, sobre un argumento original de Miguel Ruiz, y fue prohibida, debido a sus escenas eróticas, durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas.

Dicen los enamorados del cine mexicano que quizá el mayor descubrimiento de Best fue Dolores del Río. En su diario Edward Weston escribió: “Best Maugard vino hoy con una muchacha mexicana deslumbrante: Dolores del Río, una verdadera belleza. fullsizerender-3Sugirió fotografiarla, creo que lo haré”. Finalmente, quien la retrató fue Tina Modotti. Ese encuentro Dolores del Río lo recuerda de la siguiente manera: “Yo no hablaba ni una palabra de inglés. Me invitaban a bailar, y yo bailaba. Al otro día, venían a mi casa a tomar el té (…). Nuevamente, me hacían bailar. ¡Jaime tocaba el piano! Luego Carewe me dijo que yo era la Rodolfo Valentino femenina (…) Adolfo Best Maugard me tradujo todos sus comentarios, y yo simplemente me reí”. David Ramón, el biógrafo de Dolores del Río, describe cómo Fito fue fundamental para la actriz mexicana para abrirle las puertas de Hollywood. “Adolfo Best Maugard (…) había adoptado a (la pareja) Martínez del Río que siempre asistían a sus reuniones, las más sofisticadas e internacionales de México, durante mediados de los años veinte”.

En esa época Fito Best pinta dos veces a Dolores del Río. Gracias a mi prima Mercedes, hija de mi tío Ángel, tengo el privilegio de tener una de ese par de pinturas. Si quieren admirar la primera, les recomiendo que vayan a ver la bellísima exposición de Adolfo Best Maugard a Bellas Artes (hasta el 4 de diciembre).

1

gloaezatovar@yahoo.com

Anuncios